Draghi pone la lupa en la ciberseguridad de la banca

La deficiente gestión de riesgos fue la piedra de bóveda de la crisis financiera que estalló en Estados Unidos en 2007 y que después asoló al planeta con la mayor crisis económica de la historia. Los reguladores de allí, con la Reserva Federal al frente, y también los del Viejo Continente han apretado las tuercas a los bancos. Más exigencias de capital, colchones adicionales y cámaras de contrapartida para operaciones en la sombra (OTC, por sus siglas en inglés)…

Pero el Banco Central Europeo (BCE) ha puesto las luces largas y mira bastante más allá. El siguiente desafío del sector es la política de protección de datos. Los formularios que rellenan los clientes, sus extractos de cuentas y tarjetas, y los productos que contratan, entre otra información, son extremadamente valiosos.

El supervisor que preside Mario Draghi ha enviado a los cerca de 130 bancos europeos que vigila un cuestionario para conocer cómo están preparados ante los ciberataques. Draghi no pregunta solo por la tecnología, sino por la política de las entidades. ¿Qué debe hacerse si un empleado o un hacker roba información? ¿Qué protocolos deben aplicarse para dificultar estas situaciones?

Cinco Días

Comparte en tus redes: