Gootkit RAT ha recibido una reciente actualización que entre otras nuevas funcionalidades incluye capacidad de ransomware, además se ha detectado la utilización de sofisticadas técnicas SEO para su propagación.

Gabor Szappanos y Andrew Brandt, ambos investigadores de Sophos concluyeron que Gootkit ha sido uno de los troyanos más importantes de los últimos diez años y que su objetivo eran principalmente entidades bancarias.

Apodado Gootloader, ha sido actualizado en medio de un aumento en el número de infecciones dirigidas a usuarios en Francia, Alemania, Corea del Sur y EEUU.

Fue visto por primera vez en el año 2014, está desarrollado en JavaScript y es capaz de llevar a cabo diversas funcionalidades como la inyección web, capturar la pulsación de teclas, tomar capturas de pantalla, grabar videos, robar correos electrónicos y contraseñas.

A lo largo de los años este malware ha ido recibiendo actualizaciones con las que se añadían nuevas funcionalidades para el robo de datos sensibles, por ejemplo la inclusión del ransomware REvil / Sodinokibi.

No es nada nuevo que los ciberdelincuentes utilicen los servicios de Google Ads para distribuir los programas maliciosos, pero Goorloader lo ha llevado a otro nivel.

Gootloader utiliza técnicas de optimización de motores de búsqueda (SEO) para meterse en los resultados de búsqueda de Google. La forma en que logra esta tarea merece un poco de discusión, porque se centra tanto en la tecnología como en la psicología humana.

Para lograr aparecer entre los primeros resultados los desarrolladores de Gootkit mantienen una red de servidores vulnerados que alojan sitios legítimos. Una vez que han conseguidos acceso a los servidores suben un archivo ZIP que contiene la carga maliciosa dentro de las webs legítimas.

En muchos casos los resultados que nos muestra el motor de búsqueda no tienen relación lógica alguna con nuestra consulta. Como podemos ver en la siguiente imagen durante una búsqueda inmobiliaria el primer resultado que nos arroja es una empresa médica neonatal con sede en Canadá. Google indica que el resultado no es un anuncio, y conocen el sitio desde hace casi siete años. Para el usuario final, todo parece estar bien.

«Para garantizar que se capturen los objetivos de las ubicaciones correctas, los ciberdeliencuentes reescriben el código del sitio web para que los visitantes que se encuentran fuera de los países deseados vean contenido web benigno, mientras que a los de la ubicación correcta se les muestra una página con un foro de discusión sobre el tema que han consultado «, dijeron los investigadores.

Dentro del tablero de mansajes falso se incluye un enlace al archivo ZIP que contiene un archivo Javascript muy ofuscado y que inicia la siguiente etapa para inyectar el malware obtenido de un servidor remoto.

Además de desplegar el ransomware REvil, se han detectado varias campañas que despliegan el malware financiero Kronos en Alemania, y la herramienta de post-explotación Cobalt Strike en EEUU.

Aún no está claro cómo obtienen acceso a los sitios web para llevar a cabo las inyecciones maliciosas, pero los investigadores sospechan que los atacantes pueden haber obtenido las contraseñas instalando el malware Gootkit, comprando credenciales robadas en mercados de la deepweb o aprovechando fallos de seguridad en los complementos utilizados junto con el software del sistema de gestión de contenido (CMS).

Según concluyeron los investigadores, esto demuestra que los delincuentes tienden a reutilizar sus soluciones probadas en lugar de desarrollar nuevos mecanismos de entrega. Además, en lugar de atacar activamente las herramientas los endpoints, como lo hacen algunos distribuidores de malware, los creadores de Gootloader han optado por complicadas técnicas evasivas que ocultan el resultado final.

Más información

La entrada Gootkit RAT utiliza SEO para distribuir malware se publicó primero en Una al Día.